"Buscando reencontrarme, conecté con la naturaleza y arranqué"

Emprendedores 11 de julio de 2021 Por Claudia Bazán
Vanessa Zachetti (44) es Becaria de Conicet en la UNRC, de profesión Técnica en laboratorio, microbióloga y Dra. en Química. Buscando reencontrarse y ante la necesidad de ocupar tiempo libre en pandemia empezó vendiendo plantas y se interiorizó en el origen y las bondades de cada una de ellas. Sumó la elaboración de velas de meditación, luego venta de sahumerios y esencias para hornitos y le dio vida a "Las Peonias". Pero no se quedó y fue por más, gestionó un crédito personal y compró un extractor de aceites esenciales y nació "Vita Esencia" otro de sus emprendimientos. Sueña a futuro con tener su propia tienda de aromas, pero disfruta de su presente y afirma que logró encontrar su cable a tierra y conectar con la naturaleza y con quienes son apasionados en esta búsqueda. 
VANE (2)

Contame como empezás...  Creo por la necesidad de hacer algo en pandemia, buscando reencontrarme, comencé a conectarme con la naturaleza, fue mi cable a tierra. Me gustan las plantas, la única salida y casi a escondidas era al vivero, asique empecé vendiendo plantas, estudié sobre cada una de las que ofrecía. Luego siguieron las velas, los difusores, home spray empecé a buscar, a googlear ya que si bien por mi formación profesional tengo conocimientos fue un aprendizaje hacer la vela de soja, es todo un arte y fue prueba y error, pienso que ahí se me despertó el costado del investigador (risas).

"Lo primero que hice fue comprarme un kit de velas de Felizza Anunciatta- que sigo en redes- y luego vino lo demás, conocí a Prefumo con las esencias para hornitos y entonces fui ampliando los productos de venta, siempre en ese camino" 

VANE ZACHETT (9)

Así nace "Las Peonias", una tienda de aromas, las peonias además de ser flores que enamoran por su color y su forma tienen una fragancia intensa. Fui invirtiendo y recuperando, yo le pongo la energía porque es un cable a tierra, en si un extra que suma al ingreso económico que tengo como becaria de Conicet en la Universidad.

¿Y cómo llegan los clientes?

Más que nada en las ferias, no tanto por redes sociales, sino que en las ferias se acercan y uno puede conversar en forma personal con el cliente que de por si quiere llevarse algo, entonces también quienes se acercan es porque les interesa el rubro. Sobre todo en el boca en boca, se acerca una persona que tiene por ejemplo un espacio de yoga y entonces te consulta por las velas, las esencias y bueno así se va armando la cadena...

VANE ZACHETT (7)      VANE ZACHETT (3)                                                                                                                      

No te quedaste ahí...

No, a partir de conectar con aromas y buscar las propiedades de las plantas aromáticas surgió la idea de comprar un extractor de aceites esenciales por arrastre de vapor, así nació Vita Esencia- esencia de la vida.

Gestionamos un crédito personal- una locura de la que no me arrepiento-, lo logramos y llegó en enero de este año y fue como un juguete nuevo, probar y probar, producir aceites esenciales y empecé con el de romero- que trajimos de AlpaSol en Alpa Corral, una aromática muy utilizada en cosmética natural, también estudiando el rinde del equipo. Después hicimos de eucalipto por sus propiedades expectorantes, de lavanda con sus propiedades sedantes y aceite esencial de naranja, con las propiedades para activarnos que tiene el cítrico. 

Además con el extractor también se obtienen los llamados hidrolatos que son los que más rentabilidad  te otorgan, claro que son los primeros que tienen que salir porque al no tener conservantes no duran más de dos años, son producto del encuentro del encuentro del fuego con el agua vegetal y le dan vida a esta agua aromática, llena de aceite esencial y savia vegetal con una concentración más suave que es aplicable en todos los ámbitos de nuestra vida, limpieza, como medicina, higiene, aromaterapia, fitoterapia y curación en general.

Yo digo que cada vez que hacemos una extracción nos quedamos "con el alma de la planta", eso es un aceite esencial, hay una frase que me gusta mucho "Da el primer paso, el universo te dará las plantas", bueno en este rubro uno se rodea de gente con una mirada más natural, con otro pensamiento, diferente forma de ver la vida y contemplar la naturaleza, a futuro me encantaría producir yo misma las aromáticas, por ahora no se puede pero el anhelo está latente.

Tus emprendimientos no son tu único ingreso económico...

No, el principal ingreso es mi trabajo como investigadora asistente de Conicet, estos emprendimientos me permiten un ingreso extra que suma por supuesto y lo disfruto mucho. 

¿Qué proyección tenés?

Esto puede disparar para cualquier lado, quizás a futuro espero vender insumos para cosmética, o solos como tónico, empezar de a poco, en las ferias me conecto con otras personas, voy encontrando otras miradas, si son profes por ejemplo de yoga me piden una línea meditación, los siete chacras, me voy conectando con la gente que trabaja lo natural.

¿Dónde encontramos tus productos en el pueblo?

En diferentes comercios del pueblo- Despensa Los Omar, Farmacia Bianco, Panadería Munay, Depilaciones de Claudia, los profes de yoga que les interesa mi producto pero insisto que lo mío más que nada es a través del boca en boca.

¿Te definís emprendedora?

Me gusta la palabra emprendedora, algo tengo que me llama, he ido aprendiendo y me reinvento a cada paso con eso, me permite reencontrarme a mi misma, a futuro anhelo tener una tienda de aromas, pero si hablamos de definirme, siempre digo que Vanesa es mamá de Bautista, creo de todos los títulos, el más difícil en lo que hace a la tarea es ese.

Te puede interesar