Los Véliz: una familia de Arqueros

En Las Higueras, cuando uno piensa en arqueros se viene a la cabeza un sólo apellido: Véliz. "El Chueco" histórico jugador de Centro Social, protagonista único de los grandes momentos del club azulgrana y referente de cuanto futbolista haya pasado por el césped del estadio Vettore. Su pasíón por la pelota pero por sobre todas las cosas por la defensa del arco fue transmitida de un modo tan intenso que solo podría explicar la genética. Ariel, Enzo y Ramiro Véliz cuentan esta historia de una familia de Arqueros.
Veliz (2)

Carlos Ariel "El Chueco" Véliz; 47 años, seis hijos, cuatro varones y dos mujeres; uno de ellos un zurdo muy habilidoso, Lautaro, pero lo cierto es que la dinastía del arco se apropió de dos de ellos: Enzo y Ramiro.

Ariel, más conocido como Chueco ¿Dónde comenzaste en el fútbol?

Comencé a las 12 años en Asociación Atlética Banda Norte, luego se conformaron las divisiones inferiores en Higueras representando a la Municipalidad no al Centro Social todavía. Luego, a los 17, me llamaron de Alberdi donde debuté en primera a partir de la lesión de Rubén Ferrari; un gran arquero de Estudiantes. 

¿Cómo llegás al Social?

En el año 1994 me vine con Javier Romero, Pablo Yung y Daniel Bustos a jugar para el Centro Social Las Higueras, nuestro préstamos fueron a cambio de cuatro pares de botines por cada uno. 

A los 30 me fui a Atenas, donde se armaban recién los planteles a nivel provincial; en un entrenamiento tuve una rotura de meñiscos. Luego de la operación y la rehabilitación tuve la posibilidad de ir a Acción Juvenil de General Deheza pero fue imposible continuar por las guardias.

¿Después volviste al pueblo?

Tuve la posibilidad también en el año 2010 de defender colores del Club San Martín, se armó una Liga Independiente así que estuve un año y al terminar el 2011 fui convocado en el verano por Fabio Gutiérrez, técnico del Social, para formar parte del equipo que iba a intervenir en el provincial y con 38 años volví. Me entrené con mucha responsabilidad en aquel momento como siempre.

¿Cuántos años atajando en el Social?

18 años atajando en el pueblo; siempre defendiendo el nombre del pueblo y los colores de Centro Social. 

¿Y títulos?

En el 1996 ascendimos de la C a la B y en el 1999 de la B a la A y luego en el 2010 nuevamente ascendimos a la A de la Liga Regional. 

Ahora sos parte del equipo de Profesionales de Las Higueras

Si, desde hace dos años estamos participando con muchos de los chicos que jugamos en el Social anteriormente en la Liga de Profesionales de Río Cuarto y pudimos lograr el ascenso con ellos. 

¿Hay que ser loco para ser arquero? 

El puesto de arquero tenés que entrenar mucho, casi diría nacer, porque es medio ingrato el puesto; te marcan más errores que virtudes, en un partido pasás de ser el héroe al ogro en un momento nomás. Debés tener personalidad, muchas veces la locura que nos caracteriza es parte de la personalidad que debe tener el arquero, ordenar, mandar, uno ve el juego de atrás pero lo ve con más claridad. 

Dos de tus hijos son arqueros...

No es porque sean mis hijos pero Enzo y Ramiro son muy buenos arqueros, Ramiro, el último, en Estudiantes atajando en los planteles de AFA aprendiendo mucho del entrenador que tiene, Rubén Ferrari.

Y Enzo tiene condiciones naturales: personalidad, fuerza en las piernas, no se le ha dado la posibilidad en un equipo donde pueda sobresalir. 

También Lautaro que tiene 14, pero juega al centro, es del Social y está en Banda Norte y el más chico, Benjamín que tiene 4, ojalá le guste el fútbol. por ahora no...ja (risas) 


Enzo y Ramiro son dos chicos muy conocidos en Las Higueras no solo porque son hijos del "Chueco" y además arqueros sino porque con tanta juventud han sabido encontrar lugares en el mundo del fútbol. 

Enzo, de 23 Años: se inició en Centro Social, pasó por Deportivo Río Cuarto, Atenas, Recreativo Estrellas de Jovita, Banda Norte, volvió al Social y ahora actualmente en Colonia Alejandro Roca.

Ramiro, de 17 años, se inició en la escuelita municipal, luego en Centro Social hasta los 15 donde fue a Estudiantes de Río Cuarto después de quedar en una prueba. 

 .

¿Siempre quisieron ser arqueros o jugaron en otra posición?

Enzo: Si jugué de 9, de 8 y de 5. Desde chiquito seguía, y hasta el día de hoy lo hago, a mi papá para todos lados y eso me llevó a hacer lo que hoy en día me gusta más que es atajar.

Ramiro: sí, cuando era chiquito ante de ser arquero era defensor y decidí ser arquero por qué lo veía atajar a mi hermano y a mi papá; yo quería ser arquero igual que ellos.

¿Él les insistió? 

Enzo: No, yo solo elegí el arco.

Ramiro: Sinceramente, no me acuerdo si me dijo algo mi papá o no.

¿Hay que ser loco para ser arquero? 

Enzo: Depende la personalidad de cada uno o como lo siente cada uno, Pero yo creo que un poco loco hay que ser.

Ramiro: Si somos locos, pero también depende de la personalidad de cada uno en el arco.

¿Que les enseñó tu viejo? 

Enzo: mi viejo es un referente e ídolo que me ha enseñado respeto, humildad, responsabilidad, sacrificio y que no siempre se gana en lo futbolístico.

Ramiro: Y me enseñó lo básico que tiene que tener cada arquero.

¿Que se ven parecidos con él? 

Enzo: un poco la personalidad.

Ramiro: Yo creo que lo único que tenemos parecido es la forma que nos paramos dentro de la cancha; como nos movemos, pero después creo que no nos parecemos en nada,

¿Son calentones?

Enzo: Si, Mucho.

Ramiro: No, no somos calentones, pero hay veces que nos enojamos y bueno es común en este deporte que es muy competitivo.

¿Qué esperan del fútbol? 

Enzo: Más alegrías que desilusiones

Ramiro: Y del fútbol espero poder vivir de él, haciendo una carrera de futbolista profesional, como a cualquier persona que sea apasionada por este deporte

 

Para los Véliz; no sabemos si la locura se hereda; de lo que no cabe dudas es que la pasión por el fútbol y el arco se lleva en la sangre.

#QuedateEnCasa

Te puede interesar